Hotel Insomnio

Hotel Insomnio

Me gustaba mi pequeño agujero,
su ventana daba a un muro.
El vecino tenía un piano.
Algunas tardes al mes
un viejo inválido venía a tocar
«Mi cielo azul».

Por lo general, sin embargo, no había ruidos.
En cada habitación una araña con abrigo de piel
cazaba su mosca con redes
de humo de cigarrillo y ensoñación.
Tan oscuro,
que no podía ver mi rostro en el espejo de afeitar.

A las cinco de la mañana, arriba, el sonido de pies descalzos.
La «Gitana» vidente,
que tiene su tienda en la esquina,
va a mear después de una noche de amor.
Una vez, también, el sonido del llanto de un niño.
Tan cerca se oía que, por un momento,
pensé que era yo quien lloraba.

__

Poema incluido en Hotel Insomnio. © Zindo & Gafuri, 2017. Todos los derechos reservados.

Traducción de María Negroni y Federico Barea.


La rodilla de Clara

La comida favorita de Balzac